¿De qué están hechas nuestras joyas?

Todos nuestras joyas, salvo que se especifique en la descripción del producto son de Plata de Ley 925Nuestros productos de oro están bañados en oro de 18/23 quilates ofreciendo así la máxima calidad y durabilidad.  

¿Cómo limpiar nuestras joyas? 

Todos nuestras joyas han sido tratadas con una técnica que ayuda a prevenir la pérdida de brillo. Aun así, este proceso natural puede revertirse limpiandolas de la manera adecuada. Por ejemplo:

Remoja tu joya con un un poco de jabón y agua tibia. Después, frótala suavemente con un cepillo de cerdas para conseguir que vuelva a brillar. En el caso de las joyas de Plata de Ley 925, te recomendamos limpiarlas con Sidol Aladdin para un mejor y óptimo resultado. Por último, recuerda que las piezas bañadas en oro requieren un mayor cuidado. Frotar intensamente puede generar la pérdida del baño.

Asimismo, es importante tener en cuenta las siguientes consideraciones para conservarlas lo mejor posible:

  • Tus joyas pueden perder brillo cuando están expuestas al aire libre durante un tiempo prolongado.
  • Te recomendamos quitarte tus joyas antes de ir a dormir, ducharte o antes de participar en cualquier actividad física.
  • La exposición a ciertos productos químicos o ambientes pueden afectar a la integridad de tus joyas. Esto incluye: transpiración (sudor), perfumes/colonias, productos de limpieza, cloro, agua salada, abrillantadores de plata, etc. 

Lina Kort no garantiza que el baño de joyas dure para siempre. Las joyas bañadas en oro son más propensas a perder el color con el paso del tiempo, dependiendo de la cantidad de sustancias químicas a las que se hayan expuesto (el pH de la piel, la sudoración corporal, productos químicos, etc.)

¿Cómo guardar nuestras joyas?

Para evitar que nuestras joyas se dañen o rayen con el tiempo, recomendamos guardarlas en una de nuestras cajas, en una bolsa de tela o algodón, o en un joyero adecuado para asegurar su longevidad. Nunca uses recipientes de goma, estos pueden acelerar la pérdida de brillo y lustre. 

Deberás mantenerlas lejos de cualquier exposición a la luz solar o a sitios cálidos. Asimismo, tampoco las guardes en zonas húmedas (por ejemplo, un baño).